¿Por qué recomendamos imprimir tu sesión en un álbum?

Preguntas que surgen cuando haces una sesión

 

No hay duda de que vivimos en la época de la imagen. Ahora nos movemos armados con la cámara de fotos de nuestro móvil para registrarlo todo y que nada se nos escape. Después hacemos circular las instantáneas en las diferentes redes sociales o las compartimos a través de mensajes. Todo aquel tienen una cámara y hace sus pinitos sacando buenas fotos, las muestra en foros y páginas especializadas.

Todo se ha vuelto virtual, las imágenes se ven en móviles, tablets u ordenadores; se guardan en la nube, en discos duros, en pendrives. Y de esta manera compartimos, enseñamos, mostramos y exponemos.

¿Te has preguntado alguna vez si esas imágenes sobrevivirán en el tiempo? Las páginas se cierran, los servidores se modifican, las contraseñas se olvidan. Los discos duros, los pendrives, pueden terminar extraviándose o no funcionando. Los formatos cambian, tanto que hoy empieza a ser casi imposible leer un simple cd.

En este mundo tan virtual en el que vivimos, no deja de ser una paradoja que  siga siendo el papel una alternativa bastante fiable para conservar nuestras imágenes. Por eso siempre que hacemos un trabajo recomendamos que las fotos se conserven en papel o se guarden en un álbum. Hoy en día hay una excelente calidad de impresión, con formatos y propuestas interesantes y de larga durabilidad.

¿Sabías que se han perdido más correos electrónicos de Steve Jobs, fundador de Apple, que apuntes y notas escritas por Leonardo da Vinci hace 500 años? El papel va a seguir siendo, durante mucho tiempo, una garantía y apuesta segura.

Pero no solo por seguridad. Es evidente que no es lo mismo ver las imágenes en una pantalla que contemplarlas en papel. Resultan, sin lugar a dudas, experiencias distintas. En ese sentido un álbum trasmite una emoción diferente. Tenerlo en las manos, el deleite de pasar las páginas, de no verlo de cualquier modo y en cualquier lugar, disfrutando, saboreando cada hoja, recordando cada instante y el hecho de poder contemplarlo una y otra vez.

Un álbum de fotos es, por encima de todo, un deleite para los sentidos. Y por eso lo recomendamos siempre que hacemos una sesión porque contemplarlo es un caudal de emociones y sensaciones difíciles de explicar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies